25 de mayo de 2016

CNT denuncia abandono y falta de medios adecuados en el servicio público de limpieza viaria y recogida de basura del Ayuntamiento de Adra

Las secciones sindicales de CNT y USO se concentraron frente al consistorio para reivindicar la renovación de unos vehículos de limpieza muy deteriorados

Desde la sección sindical de CNT en el Ayuntamiento de Adra, venimos denunciando, desde hace tiempo, el deterioro de la flota de vehículos de limpieza viaria concretamente, la de los camiones de recogida de residuos sólidos urbanos (RSU) y vehículos auxiliares o vehículos satélite. Con una recaudación anual de 2.070.000 € en concepto de tasas por recogida de basura, es inadmisible que el PP que gobierna el Consistorio, no contemple en la elaboración de los presupuestos municipales para 2016 la compra de nuevos vehículos que garanticen un servicio de limpieza viaria público, óptimo, y de calidad. También echamos de menos que, entre los distintos grupos de la oposición, no se requiera con mucho más énfasis las inversiones que reclamamos los trabajadores de este servicio desde hace tiempo.

Desde que se volvió a municipalizar este servicio, tras las controversias con la anterior empresa adjudicataria en julio del año 2013, el Ayuntamiento no ha mostrado una determinación clara de apostar por la gestión pública del servicio de limpieza viaria y RSU dejando que este se deteriore de forma alarmante. Un hecho que contradice la actuación inicial del PP de rescatar limpieza viaria y recogida de basura, ya que la falta de personal adecuado y la nula renovación de maquinaria fueron entre otros, argumentos esgrimidos para denunciar el incumplimiento del contrato y municipalizar de nuevo el servicio. Desde CNT reivindicamos una postura coherente con la municipalización y exigimos una inversión adecuada y la renovación paulatina de la flota de camiones de recogida de basura y de los vehículos auxiliares que son, sin duda, los más viejos de toda la provincia de Almería.

Desde la sección sindical de CNT consideramos que con los ingresos que proporcionan las tasas por recogida de basura se debe, paulatinamente, adquirir nuevos vehículos que evidencien una apuesta decidida por una gestión municipal y de calidad, una cuestión que, actualmente, no es posible ofrecer a la ciudadanía por el deterioro alarmante de los vehículos. A la constante sangría de dinero público en pequeñas y no tan pequeñas reparaciones para ir parcheando, se suma el continuo vertido de lixiviados en la calzada que se puede apreciar en distintas calles de la ciudad, una imagen que dejan en entredicho la calidad del servicio. En definitiva, de la falta de recursos adecuados en esta área, se derivan un cúmulo de problemas que menoscaban tanto una prestación adecuada del mismo, como la seguridad de los trabajadores que lo prestan así como, la del resto de usuarios de la vía pública.

Para CNT, un sindicato que lleva en su ADN la autogestión, el estado del servicio no puede pasar desapercibido. Los presupuestos municipales deben incluir como algo perentorio la renovación de la flota de camiones de recogida de basura y de otra maquinaria auxiliar. Con el inicio del verano nos encontraremos con declaraciones grandilocuentes en la prensa de nuestros representantes políticos: Que si "plan de choque”; que si “plan especial de limpieza” etc, declaraciones que no serán más que mentiras si no se inicia desde ya, una política de inversión que corrija todas las deficiencias en este servicio, que venimos denunciando.


14 de mayo de 2016

1º de Mayo anarcosindicalista en Almería

La CNT unificó en Almería los actos conmemorativos del 1º de Mayo de la provincia. La manifestación sindical partió desde el anfiteatro de la rambla y discurrió por un itinerario que fue parcialmente alterado por la Subdelegación del Gobierno. A las habituales consignas contra el paro, la lucha de clases y reafirmación anarcosindicalista se escucharon otras de apoyo a los titiriteros y contra la creciente represión de los movimientos sociales.

Este año, también quisimos dar voz a las trabajadoras y trabajadores del sector del manipulado almeriense y su problemática. Un conflicto en el que la CNT se implicó tras la convocatoria de huelga indefinida por los sindicatos mayoritarios pero que se cerró con muchas disensiones tras la desconvocatoria de huelga unas horas antes de iniciarse y la firma en el SERCLA, de un acuerdo entre la patronal y los sindicatos CCOO y UGT. Un acuerdo que ha sido valorado por la central anarcosindicalista y por muchos trabajadores y trabajadoras, de forma negativa al considerar que el acuerdo quedaba muy por debajo de las reivindicaciones planteadas inicialmente aspecto, en el que han coincidido, muchos trabajadores y trabajadoras del sector Especialmente presente estuvo este conflicto en las intervenciones que se produjeron al final de la manifestación que concluyó, en la misma calle que alberga la sede de estos sindicatos.


Tras estas intervenciones, en los locales de la CNT de Almería, afiliados y simpatizantes disfrutamos de una jornada de convivencia. Buen ambiente, buena gastronomía y como colofón, no faltó la música reivindicativa con el dúo femenino “La Bilis Negra” y el cantautor “Lumaga”.




21 de marzo de 2016

CNT hace un balance negativo de la desconvocatoria de huelga en el sector del manipulado almeriense


Para CNT el acuerdo rubricado en el SERCLA queda muy lejos de la plataforma reivindicativa con la que CCOO y UGT habían movilizado a las trabajadoras y trabajadores del sector. Según afirmaban estas centrales sindicales los salarios habían perdido un 7,5% desde el 2007. El acuerdo en materia salarial contempla un incremento salarial desde el 1 de marzo de 2016 hasta el 31 de agosto de 2017 de un 2,5% es decir 15 céntimos por hora. Desde el 1 de septiembre de 2017 al 31 de agosto de 2018 un 1% más, o lo que es lo mismo, 6 céntimos. En esas fechas las envasadoras estarán cobrando 6,50 € la hora en bruto, incluido pagas extras y vacaciones. Para la central anarcosindicalista CNT es obvio que esta subida salarial queda muy por debajo de lo planteado inicialmente en la tabla reivindicativa, ni siquiera va a permitir recuperar poder adquisitivo ya que no contempla, las variaciones al alza que pueda experimentar el IPC en este periodo. 

Otro de los puntos flacos del acuerdo es la reducción del porcentaje de eventuales en las plantillas de las empresas. Del 15% como máximo de personal temporal que se reivindicaba inicialmente se ha terminado firmando un porcentaje del 40% para la campaña 2017-2018, casi la mitad de la plantilla podrá seguir siendo contratada bajo la modalidad del contrato de fin de obra o servicio.


En cuanto a las horas de trabajo se vuelve a pactar una jornada más amplia que la ordinaria que está establecida en 40 horas semanales según el ET y que, inicialmente, era otro de los ejes de la plataforma reivindicativa para mejorar las condiciones de trabajo. Este pacto establece una jornada semanal de 48 horas a partir de septiembre de 2016 reduciendo, en 2 horas, lo pactado en el convenio anterior. La posibilidad de reducción de la jornada a 45 horas por conciliación familiar para las trabajadoras o trabajadores que lo soliciten demuestra que, quienes han rubricado el acuerdo, no tienen ni idea de lo que es la conciliación laboral y familiar. Donde quizás haya alguna mejoría es en la garantía de 160 horas mensuales de trabajo mínimo en cómputo trimestral para cuando empiece a decaer la campaña, garantía que en la práctica, no disfrutarán los contratados por fin de obra o servicio porque paulatinamente, se les comunicará su fin de contrato. Como algo novedoso, el acuerdo contempla la supervisión de la Consejería de Empleo para asegurar el cumplimiento del convenio en todas las empresas del sector cuestión que, creemos, es un brindis al sol, quien tiene las competencias para hacer cumplir lo pactado en convenio es la Inspección de Trabajo y la acción sindical de los trabajadoras y trabajadores.

El acuerdo deja en el tintero otras cuestiones como los 30 minutos de bocadillo, la obligatoriedad de poner medios de transporte a las plantillas, cobrar como horas extras la hora que sobrepase la jornada ordinaria, 12 horas de descanso entre jornadas etc.
Tal y como comentábamos en el comunicado de apoyo a esta huelga remitido a la prensa el viernes 18 de marzo, la central anarcosindicalista CNT abogaba por un proceso asambleario donde los trabajadores y trabajadoras decidieran sobre su futuro, si ratificar acuerdos o continuar con la lucha. Los sindicatos llamados mayoritarios no han ido más allá de la "asamblea" de representantes unitarios y tan siquiera por unanimidad han aceptado el acuerdo.
 
Por último, desde CNT destacamos la falta de rigor de algunos medios de comunicación, concretamente, La Voz de Almería, que a la 1:35 de la madrugada del día 19 ya publicaba en su versión digital, que se había desconvocado la huelga. Desde CNT nos preguntamos si esta celeridad por confirmar el fin de la convocatoria de huelga, pendiente en esos momentos de ser ratificada por los representantes unitarios, está relacionada con la cantidad de páginas que la patronal Coexphal y sus asociados, ocupan frecuentemente en este medio.

Pese a estos reveses, la CNT anima a todos los trabajadoras y trabajadores a organizarse al margen del sindicalismo oficial que los ha defraudado. Los pocos derechos escritos sobre el papel hay que defenderlos ahora en las empresas. CNT propone un sindicalismo sin subvenciones, sin liberados que alcanzan "preacuerdos" de las condiciones de trabajo que ellos no van a padecer; sin comités, que en algunos almacenes están alineados con los intereses de las empresas. Se puede desarrollar acción sindical desde otros ámbitos, como por ejemplo, las secciones sindicales que propugna CNT.