28 de noviembre de 2014

LA CNT IMPULSA DURANTE LOS PRÓXIMOS MESES UNA CAMPAÑA DE DENUNCIA ANÓNIMA EN ADRA


Con esta campaña la central anarcosindicalista pretende llevar a la Inspección de Trabajo a aquellas empresas que infringen gravemente la legislación laboral
  
La CNT ha puesto en marcha una campaña de denuncia anónima para que los trabajadores y trabajadoras más precarios puedan denunciar de una forma totalmente anónima situaciones que, aunque inadmisibles, suelen darse en los centros de trabajo. Contratos a tiempo parcial para cubrir una jornada tiempo completo, trabajar sin estar dado de alta en la seguridad social, retribuciones por debajo de lo estipulado en convenio, tiempos de descanso por debajo de lo establecido legalmente o trabajar sin las más mínimas medidas de seguridad son algunas de las irregularidades que afectan especialmente a sectores tradicionalmente precarios como la hostelería, el campo, comercio etc. 
 
Con esta campaña la CNT pretende llevar ante la Inspección de Trabajo a aquellas empresas que no den de alta en la seguridad social a sus empleados o estén utilizando de forma fraudulenta la contratación a tiempo parcial o que retribuyan a sus plantillas un salario inferior al estipulado en los convenios.

Para ello se va a difundir un folleto explicativo sobre estas cuestiones que contiene un formulario que los trabajadores podrán rellenar de forma anónima con los datos de las empresas infractoras para hacerlo llegar vía email, correo postal o directamente en la sede social del sindicato. 
 
Con esta campaña la CNT también quiere enviar un mensaje: se pueden cambiar las cosas, acciones de este tipo solo son un paso para recuperar la dignidad como clase. Pero sobre todo, animamos a los trabajadores y trabajadoras a organizarse al margen de los esquemas sindicales pactados en la transición y en el que han anidado con demasiada frecuencia el servilismo, la corrupción y el clientelismo al igual que lo ha hecho en los partidos políticos. Se puede hacer sindicalismo sin subvenciones, sin liberados con principios asamblearios y autogestionarios con una proyección social pero para eso no hay que acomodarse en casa.


24 de octubre de 2014

Nueva edición de “La Barredora”

En este mes de octubre ha vuelto a reaparecer  “La Barredora” ahora, como órgano de expresión de la sección sindical de CNT en el Ayuntamiento de Adra. Recordamos que con anterioridad este boletín lo editaba la sección sindical de CNT en CESPA,  la empresa concesionaria de limpieza viaria y recogida de basura del municipio. Con el rescate del servicio hace algo más de un año, los compañeros y compañeras han decidido reeditarlo ahora como portavoz de la sección sindical en el Ayuntamiento.  La publicación que no tiene una periodicidad regular se va elaborando con las noticias que genera la propia actividad sindical de la sección así como con cuestiones que tengan que ver con cuestiones relativas a los servicios públicos. Tampoco olvidamos asuntos más globales de ámbito estatal y cuestiones ideológicas que ocupan la portada. En fin, cuatro páginas que seguro que  no dejan indiferente a nadie.


28 de septiembre de 2014

CNT DENUNCIA EN ADRA EL INCREMENTO DE LA REPRESIÓN A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

La aprobación de la ley mordaza, los procesos a cerca de 265 trabajadores por participar en piquetes informativos en las últimas huelgas o los métodos expeditivos de la policía constatan la política de mano dura del Gobierno



La CNT ha denunciado en un acto público en la localidad de Adra el incremento de la represión hacia los movimientos sociales por parte del Ejecutivo. Con la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana y la clasificación como infracción de numerosos actos públicos considerados anteriormente como lícitos por los Tribunales el Gobierno, muestra con nitidez su intención de limitar el libre derecho de expresión de los ciudadanos. La aprobación de la llamada ley mordaza pretende disuadir a los activistas para que no convoquen o asistan a manifestaciones o reuniones en un claro intento de disuadir a la ciudadanía para que no concurran a actos de protesta contra sus políticas que últimos tiempos, han proliferado, convocados con el dinamismo que ofrecen las redes sociales. Entre el catálogo de nuevas infracciones se encuentra también  el “obstruir a la autoridad en la ejecución de sus decisiones administrativas o judiciales” un claro ejemplo de impedir vía sanción,la solidaridad vecinal en el caso de los desahucios.

Por otra parte, no podemos olvidar también, la ofensiva penal contra el derecho de huelga. Hoy en día hay más de 265 trabajadores encausados por su participación en piquetes informativos en diversas huelgas, la mayoría por su participación en la pasada Huelga General del 14-N. Las penas para los encausados oscilan entre los 3 años  y un día hasta los 4 años y medio, condenas que no permiten eludir la cárcel salvo por el indulto del Gobierno. Esta sin razón, basada en resquicios de la legislación  franquista existentes en el actual código penal ha llevado a algunos juristas a alzar la voz y denunciar que los sindicalistas están recibiendo condenas desproporcionadas equiparables a las que pueden recibir los homicidas imprudentes o los agresores sexuales.Esta imagen contrasta también  con la impunidad con la que se mueven algunos cargos públicos condenados o imputados por corrupción.

Si el Gobierno y los privilegiados para quienes legislan piensan que con sus leyes intimidatorias, con su golpe de porra y sus sanciones van a frenar el ascenso de la contestación social ante el paro, antelos salarios de miseria y la precariedad laboral; ante los recortes en sanidad o educación; ante los desahucios y ante los sinvergüenzas que se encuentran en las instituciones se equivocan.  ¡Nosotros no vamos a quedarnos dócilmente  en casa!