28 de septiembre de 2014

CNT DENUNCIA EN ADRA EL INCREMENTO DE LA REPRESIÓN A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

La aprobación de la ley mordaza, los procesos a cerca de 265 trabajadores por participar en piquetes informativos en las últimas huelgas o los métodos expeditivos de la policía constatan la política de mano dura del Gobierno



La CNT ha denunciado en un acto público en la localidad de Adra el incremento de la represión hacia los movimientos sociales por parte del Ejecutivo. Con la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana y la clasificación como infracción de numerosos actos públicos considerados anteriormente como lícitos por los Tribunales el Gobierno, muestra con nitidez su intención de limitar el libre derecho de expresión de los ciudadanos. La aprobación de la llamada ley mordaza pretende disuadir a los activistas para que no convoquen o asistan a manifestaciones o reuniones en un claro intento de disuadir a la ciudadanía para que no concurran a actos de protesta contra sus políticas que últimos tiempos, han proliferado, convocados con el dinamismo que ofrecen las redes sociales. Entre el catálogo de nuevas infracciones se encuentra también  el “obstruir a la autoridad en la ejecución de sus decisiones administrativas o judiciales” un claro ejemplo de impedir vía sanción,la solidaridad vecinal en el caso de los desahucios.

Por otra parte, no podemos olvidar también, la ofensiva penal contra el derecho de huelga. Hoy en día hay más de 265 trabajadores encausados por su participación en piquetes informativos en diversas huelgas, la mayoría por su participación en la pasada Huelga General del 14-N. Las penas para los encausados oscilan entre los 3 años  y un día hasta los 4 años y medio, condenas que no permiten eludir la cárcel salvo por el indulto del Gobierno. Esta sin razón, basada en resquicios de la legislación  franquista existentes en el actual código penal ha llevado a algunos juristas a alzar la voz y denunciar que los sindicalistas están recibiendo condenas desproporcionadas equiparables a las que pueden recibir los homicidas imprudentes o los agresores sexuales.Esta imagen contrasta también  con la impunidad con la que se mueven algunos cargos públicos condenados o imputados por corrupción.

Si el Gobierno y los privilegiados para quienes legislan piensan que con sus leyes intimidatorias, con su golpe de porra y sus sanciones van a frenar el ascenso de la contestación social ante el paro, antelos salarios de miseria y la precariedad laboral; ante los recortes en sanidad o educación; ante los desahucios y ante los sinvergüenzas que se encuentran en las instituciones se equivocan.  ¡Nosotros no vamos a quedarnos dócilmente  en casa!

3 de septiembre de 2014

Solidaridad con el Pueblo Palestino





Durante estos meses de verano, en plena operación “margen protector” la CNT salió para protestar ante el genocidio que estaba ocurriendo en la franja de Gaza. Más de 2000 víctimas la mayoría civiles, entre ellos, más de trescientos niños han perdido la vida durante los bombardeos en esta enésima escalada bélica en la zona. Una escalada bélica que el Estado de Israel maneja a la perfección, provocando en ocasiones las circunstancias para que estalle el conflicto y que, en clave interna, da réditos políticos a los halcones de la guerra.

El conflicto viene de lejos, desde que en 1948 el Reino Unido abandonó el protectorado, presionado en parte, por el terrorismo sionista. Desde entonces, el Estado de Israel viene practicando una política colonial, asesinando civiles, ocupando nuevos territorios y provocando el desplazamiento de la población palestina que se ve confinada en guetos. En Cisjordania estos guetos se reducen a pequeños núcleos aislados unos de otros y, en la franja de Gaza, el mayor núcleo de población, opera también un bloqueo por mar, tierra y aire (en pasadas operaciones militares Israel destruyó el aeropuerto de Gaza financiado con ayuda internacional, entre ellos la de España), lo que supone una asfixia económica que condena a los gazatíes a una economía de supervivencia.

Esta política del Estado de Israel, similar al apartheid de Sudáfrica cuenta con el apoyo de EEUU y la postura timorata de la UE lo que permite la impunidad y la dificultad de llevar a la práctica las resoluciones de la ONU que terminan en papel mojado.

Una muestra más de esta similitud con el apartheid, es la construcción de un muro en Cisjordania de 700 km que Israel ha construido con la opinión pública internacional en contra o las arbitrariedades que sufren los palestinos que viven en el Estado de Israel.

Desde diversos colectivos, como rechazo a esta política colonialista proponen dar soporte a la campaña BDS (boicot, desinversiones y sanciones) contra la ocupación israelí, que desde esta página contribuimos a difundir: http://boicotisrael.net , http://www.awalls.org