17 de abril de 2009

El Juzgado de los Social nº 1 de Almería condena al consistorio abderitano por despido improcedente

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía terminará resolviendo el litigio que mantiene la central anarcosindicalista por el despido de las dos trabajadoras de la emisora municipal del Ayuntamiento de Adra. Con los recursos presentados tanto por la CNT, como por el ayuntamiento, se prolonga este conflicto laboral que dio origen a la convocatoria de diversas movilizaciones para exigir la readmisión de las dos trabajadoras.

El Juzgado de lo Social nº 1 de Almería ya ha reconocido la improcedencia de uno de los despidos condenando al Ayuntamiento de Adra a indemnizar con 13.000 euros o readmitir a la trabajadora. Esta sentencia viene a sancionar legalmente lo que CNT ha venido denunciando

de forma pública y pone en evidencia el cinismo del equipo de gobierno de Mari Carmen Crespo, especialmente de Juan Antonio Piqueras, Concejal de Personal quien aseveró en el transcurso de este conflicto y en declaraciones a los medios de comunicación, que dimitiría si se demostraba que había habido despidos en el consistorio abderitano. Pero no solo no dimite el responsable de Personal, sino que además, el Ayuntamiento ya ha comunicado su intención de indemnizar a la trabajadora en lugar de readmitirla, utilizando para ello dinero público queserá utilizado para la destrucción de empleo.

A los miembros del equipo de gobierno de Adra, encabezado por su alcaldesa, se les debería caer la cara de vergüenza (claro, si la tuvieran) cuando se manifiestan por el empleo y contra el paro en las movilizaciones que su partido, el PP, está llevando a cabo en Andalucía. El día 19 estarán presentes en Almería cuando ellos mismos sin ningún pudor, están destruyendo empleo público en el municipio aunque tengan que utilizar el dinero de todos los abderitanos para indemnizar despidos improcedentes. Estas dos trabajadoras de la emisora municipal de Adra no están en la calle y sin empleo por la crisis económica, ni por no cumplir correctamente con su trabajo del que nunca había habido quejas, sino por reivindicar los derechos recogidos en el Convenio Colectivo del Ayuntamiento de Adra.

Para CNT los políticos deberían de responsabilizarse de sus actos y la indemnización que el Ayuntamiento de Adra tiene que pagar a esta trabajadora, la debería de pagar el Concejal de Personal de su bolsillo y no escurrir el bulto para que el dinero de todos los abderitanos se emplee para destruir puestos de trabajo del personal que ‘no le baila el agua’ al equipo de gobierno.

Desde CNT confiamos en que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ratifique esta sentencia y reconozca al mismo tiempo la improcedencia del despido de la otra trabajadora al concurrir similares circunstancias.

Federación Local de CNT Adra.