28 de septiembre de 2011

Termina el conflicto laboral entre Ayuntamiento de Adra y las limpiadoras fijas discontinuas

El colectivo, afiliado mayoritariamente a la sección sindical de CNT refrenda el acuerdo alcanzado en el SERCLA.

Para la CNT ha sido fundamental la movilización para reconducir la situación.




El lunes 26 de septiembre a petición tanto de la sección sindical de CNT en el Ayuntamiento como de CCOO, se celebró en el SERCLA el acto de mediación previo a la vía judicial por impugnación de la modificación de las condiciones de trabajo del colectivo de limpiadoras fijas discontinuas del Ayuntamiento de Adra. Finalmente, tanto Ayuntamiento de Adra, como CNT y CCOO han rubricado un acuerdo que ha permitido cerrar el acto con avenencia entre las partes, introduciendo medidas paliativas ante la pretensión inicial del Ayuntamiento de reducir a 5 meses el tiempo de trabajo de este colectivo. El acuerdo establece la constitución de dos grupos de trabajo entre el colectivo de trabajadoras fijas discontinuas que se crean para prestar el servicio de limpieza de edificios de competencia municipal recogiendo, de forma pormenorizada, el orden de entrada al trabajo y de salida. El primer grupo con entrada al trabajo desde el 1 de septiembre hasta el 30 de abril del año siguiente; el segundo desde el 1 de marzo hasta el 31 de octubre. El acuerdo también recoge qué trabajadoras, con nombres y apellidos, pertenecen a cada grupo quedando fijada una jornada laboral de 8 meses al año, dos meses menos que los estipulados inicialmente en el contrato.

Dentro de este colectivo de trabajadoras fijas discontinuas figuran también las dos últimas contrataciones que con carácter indefinido había realizado el Ayuntamiento para estas funciones, vulnerando en parte, los derechos estipulados en el convenio colectivo respecto a la prioridad, por orden de antigüedad, de las trabajadoras fijas discontinuas para ocupar plaza como personal indefinido, lo que supone enmendar el agravio que se había producido con las trabajadoras fijas discontinuas que ya estaban en plantilla.

Por otra parte, las partes firmantes acuerdan reunirse en el mes de julio de cada año para revisar el calendario de este colectivo y ver las posibilidades de volver a las condiciones originarias de los contratos si las circunstancias económicas lo permiten.

Desde CNT valoramos el acuerdo de forma positiva, a pesar de la reducción de dos meses de trabajo (en el que las trabajadoras cobrarán el subsidio por desempleo), el Ayuntamiento ha tenido que replantearse la postura inicial impuesta unilateralmente de reducir el tiempo de trabajo de este colectivo a 5 meses, y por otro, se acaba con la incertidumbre de las 5 trabajadoras que no habían sido llamadas en el ciclo habitual de trabajo, es decir, el 1 de septiembre lo que las ponía técnicamente en situación de presentar la preceptiva reclamación previa a la vía judicial por despido improcedente o, perder todos los derechos ante un eventual despido.

Para la CNT la consecución de este acuerdo ha sido posible gracias a la movilización de las trabajadoras afectadas para lo que han contado en todo momento con el apoyo de la central anarcosindicalista concentrándose en numerosas ocasiones frente al Ayuntamiento como en actos del Equipo de Gobierno como en la inauguración del Museo del Mar, donde las trabajadoras manifestaron públicamente su disconformidad con las medidas impuestas. Por otra parte, la Inspección de Trabajo, a instancias de CNT ha remitido informe donde requiere al Ayuntamiento para que en esta materia se atenga a lo establecido en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores y negocie con los representantes unitarios y sindicales estas medidas. Este informe que viene a respaldar la indignación de las trabajadoras ante la imposición de unas medidas que el Ayuntamiento inicialmente, no había tenido la sensibilidad de consensuar.