30 de octubre de 2013

CNT denuncia falta de personal y de medios en la limpieza de los colegios públicos en Adra.

Las trabajadoras fijas discontinuas se movilizan desde hoy para  denunciar esta situación en los centros educativos



Desde la Sección Sindical de CNT en el Ayuntamiento de Adra queremos denunciar las deficientes  condiciones de trabajo en las que la plantilla de limpiadoras y particularmente las limpiadoras fijas discontinuas están desarrollando su trabajo. Unas deficiencias que son consecuencia de una mala gestión del equipo de gobierno municipal que es quien hasta ahora, tiene las competencias sobre la limpieza y el mantenimiento de los centros escolares.

Desde CNT, consideramos particularmente nefasta la gestión de la concejalía de personal y la concejalía de servicios, que están provocando una falta de recursos tanto humanos como materiales en esta área. Esta situación está redundando en una mala calidad del servicio que solo está siendo solventada por el ingenio y el esfuerzo cotidiano con el que estas trabajadoras intentan paliar la falta de recursos.

Desde septiembre del año 2011, fecha en la que CNT inició un conflicto laboral con el ayuntamiento que concluyó con un acuerdo rubricado en el SERCLA por el cual se redujo en dos meses el tiempo de trabajo de las limpiadoras fijas discontinuas en vez de los 5 meses iniciales que propuso el Ayuntamiento un total de 11 trabajadoras pasaron a trabajar 8 meses al año en vez de los 10 meses (desde septiembre hasta  junio del año siguiente coincidiendo con el periodo escolar), tiempo, en el que venían desarrollando sus tareas.

Por otra parte, se establecía en el mismo acuerdo un calendario de reuniones periódicas anuales para evaluar si concurrían circunstancias que aconsejasen una vuelta al régimen de trabajo anterior. Desde entonces,  y a pesar de que existen circunstancias objetivas para ampliar el tiempo de trabajo de este personal el ayuntamiento sigue sin aceptarlo.  

Se han jubilado 4 limpiadoras y cerca de la decena  superan los 60 años. Es decir, con menos trabajadoras y menos meses de trabajo es insostenible pretender que se  limpie de la misma manera. A este aumento de la carga de trabajo por falta de personal  hay que añadir también  la limpieza de los ambulatorios de Puente del Río, La Curva, Museo del Mar así como otros edificios de competencia  municipal que vienen a incrementar la carga de trabajo de una plantilla cada vez más exigua y exhausta. Las trabajadoras, que puntualmente son desplazadas de los centros educativos para desempeñar tareas de limpieza en los edificios mencionados corriendo a cargo de ellas mismas, la responsabilidad de que no se resienta la limpieza de los colegios que es donde de forma habitual, prestan el servicio.

Aun así, y a pesar de que desde CNT se ha informado en repetidas ocasiones que se están dando las condiciones para ello, el Ayuntamiento se está oponiendo reiteradamente a  que las trabajadoras fijas discontinuas vuelvan a trabajar como mínimo los 10 meses al año que venían trabajando con anterioridad y mucho menos, a que pasen a engrosar escalonadamente la plantilla de fijas laborales como establece el convenio.

Por otro lado, a la falta de recursos humanos hay que añadir la falta de medios con que cuentan estas trabajadoras. Ni siquiera disponen de una escalera por centro escolar  o, por ejemplo, las restricciones a que se enfrentan para no usar más de dos garrafas de lejía al mes por centro, utilización de productos de baja calidad, escasez  de fregonas, bayetas etc. Hasta la ropa de trabajo de las limpiadoras municipales es de la empresa que con anterioridad  tuvo la concesión del servicio.

Desde CNT lamentamos esta situación y la deficiente planificación del equipo de gobierno en un servicio como este. No se puede esgrimir como pretexto la mala situación económica del ayuntamiento para maltratar un servicio como este que incide, directamente, en un colectivo tan vulnerable como son los niños y niñas  que en definitiva, son los usuarios de los centros educativos mientras por otra parte, no hay ningún indicio sustancial de recortes en las prebendas y privilegios de nuestros políticos.

Por este motivo, desde la sección sindical de CNT en el Ayuntamiento hemos decidido no callar más y de momento emprender una campaña de denuncia pública para informar a pie de colegio, a  los padres y madres de los alumnos que asisten  centros educativos de primaria  a ver si al menos, se les empieza a caer la cara de vergüenza.