28 de noviembre de 2014

LA CNT IMPULSA DURANTE LOS PRÓXIMOS MESES UNA CAMPAÑA DE DENUNCIA ANÓNIMA EN ADRA


Con esta campaña la central anarcosindicalista pretende llevar a la Inspección de Trabajo a aquellas empresas que infringen gravemente la legislación laboral
  
La CNT ha puesto en marcha una campaña de denuncia anónima para que los trabajadores y trabajadoras más precarios puedan denunciar de una forma totalmente anónima situaciones que, aunque inadmisibles, suelen darse en los centros de trabajo. Contratos a tiempo parcial para cubrir una jornada tiempo completo, trabajar sin estar dado de alta en la seguridad social, retribuciones por debajo de lo estipulado en convenio, tiempos de descanso por debajo de lo establecido legalmente o trabajar sin las más mínimas medidas de seguridad son algunas de las irregularidades que afectan especialmente a sectores tradicionalmente precarios como la hostelería, el campo, comercio etc. 
 
Con esta campaña la CNT pretende llevar ante la Inspección de Trabajo a aquellas empresas que no den de alta en la seguridad social a sus empleados o estén utilizando de forma fraudulenta la contratación a tiempo parcial o que retribuyan a sus plantillas un salario inferior al estipulado en los convenios.

Para ello se va a difundir un folleto explicativo sobre estas cuestiones que contiene un formulario que los trabajadores podrán rellenar de forma anónima con los datos de las empresas infractoras para hacerlo llegar vía email, correo postal o directamente en la sede social del sindicato. 
 
Con esta campaña la CNT también quiere enviar un mensaje: se pueden cambiar las cosas, acciones de este tipo solo son un paso para recuperar la dignidad como clase. Pero sobre todo, animamos a los trabajadores y trabajadoras a organizarse al margen de los esquemas sindicales pactados en la transición y en el que han anidado con demasiada frecuencia el servilismo, la corrupción y el clientelismo al igual que lo ha hecho en los partidos políticos. Se puede hacer sindicalismo sin subvenciones, sin liberados con principios asamblearios y autogestionarios con una proyección social pero para eso no hay que acomodarse en casa.