24 de noviembre de 2015

La campaña de la CNT Andalucía para una reducción de la jornada laboral a 30 horas semanales se presenta en Adra



Una reducción de la jornada laboral sin reducción salarial crearía más empleo y corregiría las crecientes desigualdades sociales

La CNT de Adra presentó ayer con una charla debate la campaña que ha puesto en marcha la central anarcosindicalista en Andalucía para establecer un marco de discusión con el objetivo de reducir el desempleo, proponiendo una reducción de la jornada laboral sin reducción salarial a treinta horas semanales, de las cuarenta actuales.

Para la CNT la lucha contra el paro pasa ineludiblemente por una reducción de la jornada laboral sin reducción salarial como medida para generar empleo y reducir la creciente desigualdad entre las rentas del trabajo y las rentas del capital. Es inadmisible que con una tasa de paro del 22% y una tasa de paro juvenil en torno al 50% no se quiera coger el toro por los cuernos. Con estas cifras de desempleo, que en nuestra comunidad autónoma se incrementan, es indignante que haya empresas con jornadas de 12 horas o más, y no nos estamos refiriendo a pequeñas empresas o a trabajadores autónomos, nos referimos a empresas de sectores pujantes de la economía. En la provincia de Almería, por ejemplo, sectores como el manipulado y envasado de frutas y hortalizas donde las jornadas maratonianas están al orden del día. Una política empresarial agresiva que deja bien claro que la creación de empleo es algo secundario para el empresariado.



Tampoco se puede eludir de este debate la creciente mecanización y robotización consecuencia de la aplicación práctica de los avances tecnológicos al mundo del trabajo que hace que cada vez sea menos necesaria la mano de obra en los tajos. Los ejemplos son múltiples: gasolineras sin personal, vehículos de recogida de basura sin peones de recogida, crecientes operaciones a través de cajeros automáticos, mecanización del campo etc. A todo esto hay que añadir la deslocalización de empresas a países con legislaciones laborales más precarias. Es ineludible abordar esta cuestión y no solo destinar recursos a los cursillos de formación para trabajadores que se han convertido en fuente de financiación ilegal tanto para las organizaciones patronales como para los sindicatos que los imparten. Aquí, en Andalucía, tenemos un ejemplo claro de esta esta política.

Desde CNT echamos en falta el argumento del reparto del trabajo en el discurso sindical aunque tampoco nos extraña. Los llamados sindicatos mayoritarios han asumido el discurso liberal y conceptos como el de la competitividad, lo que explica su pasividad e incomprensión ante medidas que cuestionen la dinámica de crecimiento y acumulación de capital. La reducción de la jornada laboral siempre fue una reivindicación del movimiento obrero como medio para repartir la riqueza y alcanzar mayores cotas de bienestar. Referentes históricos hay a montones. En nuestro país, desde la huelga de la Canadiense, por la cual, en 1919 ya se había regulado por primera vez la jornada de 8 horas hasta las bases de trabajo (convenios de hoy en día) donde la central anarcosindicalista ya firmaba con la patronal sevillana jornadas de 36 horas semanales en el sector de la construcción en la década de los años treinta del siglo XX.
 Desde CNT, pensamos que el desempleo ha venido para quedarse, la reestructuración de la economía se está haciendo a costa de dejar gente en la cuneta, de aumentar la exclusión social, de aumentar la precariedad, de reducir los salarios al mismo tiempo que aumentan las ganancias y dividendos de unos pocos con la vana esperanza de que inviertan y creen empleo objetivo que, por otra parte, no es el prioritario para el mundo de la empresa privada. Este retroceso es lo que se percibe en la calle por mucho que el discurso político lo niegue. Hoy hay menos empleo y en peores condiciones laborales que hace dos décadas. Una reducción drástica de la jornada laboral sin reducción salarial acompañada de la supresión de las horas extras generaría empleo, reduciría las desigualdades sociales, garantizaría las pensiones, generaría una mejor disposición del tiempo para las relaciones sociales, ganaríamos en calidad de vida y cuidado de la familia. En definitiva, repartir la riqueza y forzar escenarios para sustituir a la empresa capitalista por una gestión cooperativa y autogestionada son escenarios que un sindicato de clase como es CNT en una sociedad de clases, no puede ni quiere ignorar.